Abstenerse de migrar a la digitalización es sin duda una decisión errónea que inevitablemente conducirá a las empresas a quedar en el rezago de empresarial y negarse a sí mismos la oportunidad de elevar su competitividad ante un mundo que hoy más que nunca se mantiene conectado a la red.

Datos de Kodak Alaris señalan que actualmente las empresas que no han optado por invertir en soluciones de gestión documental han visto disminuida su productividad en más de un 30%.

Por si esto no fuera poco, la empresa de soluciones de captura de información también señala que al menos más de un 25% de las empresas en México ya ha experimentado, en al menos una ocasión, pérdidas de ventas por no contar con un ecosistema digital que automatice la captura.

Ante este escenario datos de IDC señalan que para 2022 se espera un crecimiento de al menos 9.4% en la adquisición de nuevas tecnologías por parte de las empresas.

La constante dependencia de los negocios a la conectividad ha hecho posible que el trabajo remoto funcione mejor que nunca como modelo paralelo al formato presencial, sin embargo, esta nueva condición global ha traído consigo el incremento en la demanda de manejo de documentos digitales para agilizar casi cualquier proceso de negocio.

La digitalización ha abierto el panorama para entender que una vez que empleamos esta tecnología, tanto organizaciones como individuos pueden ampliar no solo su rango de cobertura y presencia ante nuevos clientes sino también conquistar nuevos mercados en prácticamente cualquier parte del mundo.

Pensar en la digitalización solo como un proceso donde el papel pasa a través de un “multifuncional” para almacenarlo posteriormente en un ordenador es limitar la cantidad de posibilidades que la digitalización en si brinda a las empresas para automatizar flujos de trabajo. Por lo que hacerlo de una manera tradicional sin aportar ningún elemento de interactividad o valor a los datos capturados, puede significar incluso solo derivar en un incremento de almacenamiento de documentos que no están vinculados a las áreas clave de la empresa.

Sandra Gálvez, Marketing Manager Latam de Kodak Alaris comentó: ‘La etapa antes y después de la pandemia cambió por completo no solo la forma en como trabajamos y colaboramos en las empresas’.

‘En los últimos 2 años vimos un crecimiento notable de la demanda de soluciones de digitalización en empresas que de un momento a otro vieron la necesidad de acelerar su transformación digital pero que más allá de esto vieron la enorme cantidad de beneficios que traía para ellos el acelerar su migración al mundo digital’.

Actualmente Kodak Alaris ha fortalecido y diversificado su portafolio de soluciones de digitalización con el firme propósito de poder acercar esta tecnología no solo a empresas grandes con demandas robustas de captura y distribución de la información, sino también para aquellas pequeñas y medianas empresas.

De acuerdo el informe de Desarrollo digital de las pequeñas Empresas realizado por IDC en 2020 señalaba que en México la digitalización de las empresas iba a generar $65,000 millones de dólares en el Producto Interno Bruto (PIB) del país, por lo que vemos que la tendencia a incorporar esta tecnología en ha pasado de ser una opción a un ‘must’ que muchos están incorporando en su infraestructura corporativa.

Ante este panorama Kodak Alaris destaca que hoy en día sencillamente ya no podemos concebir el desarrollo de una empresa ajena al panorama digital.

Por el contrario, la inversión en nuevas tecnologías como la digitalización se está convirtiendo en el elemento clave que no solo potencializa a las organizaciones a una transformación digital completa e integral de todos sus procesos, sino que además de esto se ha establecido como el ‘pequeño gran factor de cambio’ que les garantiza su permanencia y competitividad ante un mundo que hoy desarrolla los negocios en un ecosistema completamente digital.

https://prensariotila.com/

Deja una respuesta